Telefónica y Fundación Hefame se unen para convertir farmacias almerienses en espacios cardioprotegidos

Desfibrilador H+ Cardioproteccion
Desfibrilador H+ Cardioproteccion

Coincidiendo con la celebración del Día Mundial del Corazón celebrado el 29 de septiembre, Fundación Hefame y Telefónica han llegado a un acuerdo para facilitar a las 5.500 farmacias de Hefame distribuidas por la Comunidad de Madrid, Cataluña, Comunidad Valenciana, Castilla-La Mancha, Murcia y Andalucía un Servicio Integral de Cardioprotección, que se ofrecerá a través del departamento de Servicios H+ de Hefame, que permitirá convertir a las farmacias en espacios cardioprotegidos preparados para atender de manera inmediata a personas que eventualmente puedan entrar en situación de parada cardíaca en su zona de influencia. En Andalucía, Hefame cuenta con farmacias asociadas en Málaga, Granada y Almería.

El nuevo servicio incluye la instalación de dispositivos de asistencia inmediata (desfibriladores) de última tecnología en las farmacias. En caso de emergencia cardíaca, el desfibrilador realiza, inmediatamente y de forma automática, un examen médico del estado de salud de la persona afectada y, si detecta que se ha producido parada cardíaca, el desfibrilador administra una descarga eléctrica capaz de restablecer el ritmo cardíaco normal de la víctima y envía una llamada al 112. En caso contrario, el desfibrilador inteligente informa de que no es necesaria la descarga e indica las pautas a seguir.

H+ Cardioprotección, nombre del nuevo servicio ofrecido por Telefónica y Fundación Hefame, incorpora también asesoramiento sobre la ubicación más idónea del desfibrilador en cada farmacia, formación a los profesionales de las farmacias en el uso de la herramienta y en técnicas de reanimación para saber cómo actuar en cada caso, siguiendo los protocolos establecidos en cada comunidad autónoma, señalización y certificación de la farmacia como ‘Espacio cardioprotegido’ o mantenimiento y conservación los 365 días del año, entre otros.

Desde Telefónica muestran su compromiso con la salud ”poniendo a disposición de la red de farmacias Hefame este nuevo servicio exclusivo de cardioprotección, dotándolas con desfibriladores de última tecnología, servicio de mantenimiento y formación, con el objetivo de convertir a las farmacias en espacios cardioprotegidos capaces de ofrecer atención inmediata frente a esta afección. Y es que la asistencia rápida en caso de accidente cardíaco salva vidas».

Desde Hefame se muestran convencidos de que la instalación de estos dispositivos y la disponibilidad del servicio “se convertirá en un elemento diferenciador de las farmacias al tratarse de una herramienta que realmente puede salvar vidas, tiene carácter claramente humanitario y mantiene a la farmacia geolocalizada para sus pacientes habituales y potenciales”.

La participación de las farmacias en el proyecto reforzará su carácter asistencial “y les permitirá proteger frente a los efectos de esta afección repentina, lo que adquiere especial relevancia dada la elevada incidencia entre la población de las enfermedades cardiovasculares, especialmente la muerte súbita cardíaca, considerada la primera causa de muerte en el mundo occidental”, apuntan desde Hefame. Además, añaden, que una parte del coste de los equipos de desfibrilación que se instalen en las farmacias serán destinados a proyectos de interés social y sanitario.

En la actualidad se estima que hasta 275.000 personas sufren paro cardíaco en Europa al año. En España, se producen unas 30.000 defunciones anuales por este motivo. Fuera del ámbito hospitalario, donde se producen la mayoría de las muertes súbitas cardíacas, la posibilidad de sobrevivir en nuestro país se sitúa entre el 5% y el 10%, mientras que en otros países europeos alcanza el 30%. La mayor probabilidad de sufrir un paro cardiaco se registra entre el nacimiento y los 6 meses de edad, y entre 45 y 74 años.

La asistencia rápida en caso de accidente cardíaco salva vidas. Atender adecuadamente una parada cardiorrespiratoria requiere una rápida reacción y la aplicación precoz de medidas como cadena de supervivencia, que incluyen el reconocimiento de la situación y la activación del sistema de emergencias sanitarias, maniobras de soporte vital básico, desfibrilación eléctrica precoz y la rápida instauración de las técnicas de soporte vital avanzado.

El objetivo sanitario de esta iniciativa es conseguir que cada 250 metros haya un desfibrilador con personal cualificado para cubrir las primeras necesidades ante un accidente cardiovascular, a lo que ayudará que las farmacias de Hefame se conviertan en centros de prevención sanitaria de acceso público a través de este servicio integral de cardioprotección.