La Junta retrasa ahora a 2022 el PET- TAC de Torrecárdenas que el PP exigía como urgente en 2018

Espinosa justifica ahora más de dos años de retraso en una máquina que exigía en 2018.

El pasado 8 de abril, la parlamentaria andaluza del PP de Almería Rosalía Espinosa, aseguraba que “más pronto que tarde” estaría el PET TAC en Torrecárdenas. Ayer lo pospuso para 2022 y, pese a la relatividad del tiempo, se antoja más tarde que pronto si se tienen en cuenta los antecedentes de la propia Espinosa.

Así, en agosto de 2018, con su partido todavía en la oposición, aseguraba en los medios de comunicación que su primera iniciativa en septiembre iba a ser reclamar este dispositivo de última generación dada su urgencia.

Lo cierto, y así lo demuestran los hechos, es que solo parecía urgente en la oposición ya que el PET TAC se dejó preparado para entrar en funcionamiento en 2019 y, pasados dos años de gestión del nuevo gobierno PP-Cs, ahora se retrasa todavía más. Además, Espinosa ha dejado claro que dependerá de que el Gobierno de España “libere los fondos que tienen que llegar a Andalucía”.

Un matiz que suena a excusa preventiva ya que, de ser tan necesario, y lo es, tal y como le parecía al PP que ahora gobierna, ya estaría en funcionamiento con recursos propios. De hecho, la justificación recurrente del PP en estos dos años de retraso ha sido la pandemia, un argumento endeble cuando se trata de poner medios para tratar una enfermedad tan devastadora como el cáncer.

La dirigente del PP pospone así el anuncio efectuado inicialmente por la Junta de Andalucía que, en septiembre de 2019, señalaba que el equipamiento se encontraba ya en fase de contratación para su instalación en el centro hospitalario

Espinosa ha explicado que la llegada de esta máquina será posible “gracias al acuerdo marco de equipamiento firmado entre la Consejería de Salud y el Ministerio de Sanidad, por el que se van a licitar cinco equipos en toda Andalucía por valor de 2.750.000 euros cada uno, de los que uno llegará a Almería”.

La dirigente del PP pospone así el anuncio efectuado inicialmente por la Junta de Andalucía que, en septiembre de 2019, señalaba que el equipamiento se encontraba ya en fase de contratación para su instalación en el centro hospitalario.

Cabe recordar que los profesionales de la Unidad de Medicina Nuclear realizan más de 8.800 exploraciones en pacientes, de los que entre cerca de 600 y 750 se derivan anualmente a Granada para someterse a un diagnóstico.

La diputada autonómica ha manifestado que el PET TAC se ubicará en la misma planta de Medicina Nuclear, y para ello Torrecárdenas se va a encargar del proyecto y ejecución de las obras del búnker para albergarlo que «comenzarán tras este verano de 2021 y podrían estar terminadas a principios de 2022».